Visitar las tiendas de tu ciudad puede ser un deporte de riesgo